Connect with us

Secuestro y tortura a una maestra que cocina ollas populares de Moreno

maestra moreno santa fe invencible

DDHH

Secuestro y tortura a una maestra que cocina ollas populares de Moreno

A Corina De Bonis la sorprendieron en la calle cuando iba a su casa. La secuestraron, le pusieron una bolsa en la cabeza y le escribieron la panza con un punzón: “Ollas no”.

Una maestra de la localidad de Moreno (provincia de Buenos Aires) fue secuestrada, golpeada y torturada este miércoles por un grupo de desconocidos. Corina De Bonis, trabajadora de la escuela Centro de Educación Complementaria (CEC) 801 del municipio del oeste del Gran Buenos Aires, fue abordada violentamente en la calle: le pusieron una bolsa en la cabeza, la obligaron a subir a un vehículo; dentro del auto la golpearon mucho y le escribieron con un punzón sobre el abdomen: “ollas no”.

De Bonis era una de las gestoras de la protesta con ollas populares que permite darle de comer a los alumnos del CEC 801 y al mismo tiempo denuncia el desfinanciamiento educativo que afecta a esa institución, como al resto de las escuelas del municipio. El CEC 801 es una escuela ubicada en el barrio de Villa Anita, en Moreno norte, ubicada a 20 cuadras de la estación de tren del municipio: funciona a contraturno para colaborar con los chicos que tienen problemas educativos.  La maestra atacada, de 47 años, radicó la denuncia en la comisaría 7ma de Moreno y en la misma relató que poco antes de las 17:00 salió del colegio rumbo a su casa cuando fue abordada en la esquina de las calles Güemes y Tablada por un automóvil rojo con vidrios polarizadas. Enseguida le cubrieron la cabeza con una bolsa de plástico y la subieron al asiento de atrás del vehículo.

La mujer relató en sede policial que los hombres empezaron a golpearla y después le dijeron “el que avisa no traiciona”.Luego, con un objeto punzante, le ‘escribieron’ en el abdomen las palabras “ollas no” y luego la bajaron del rodado y se dieron a la fuga. De Bonis explicó que la frase que le dijeron “el que avisa no traiciona” tiene relación con que desde hace más de dos semanas, en sus redes sociales, había denunciado que ella y sus compañeras de trabajo eran amedrentadas como consecuencia de organizar ollas populares para la gente del barrio.

El líder del gremio docente SUTEBA, Roberto Baradel, explicó que “los docentes y los papás habían organizado ollas populares” en una de las escuelas de esta localidad bonaerense y que por esta decisión “venían recibiendo amenazas”. “Los llamaban y les decían ´Basta de hacer política, vayan a educar´ y ahora secuestraron a esta maestra, le pusieron una bolsa en la cabeza y la torturaron. Con un punzón le escribieron en la panza algo así como ´no a las ollas´”, precisó el dirigente en declaraciones al canal C5N. El referente gremial comentó que SUTEBA ya había denunciado intimidaciones anónimas la semana pasada y resaltó que “lo único que se estaba haciendo (en la escuela) es darle de comer a los chicos”.

Por su parte, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal lo único que hizo hasta el momento fue escribir un tuit: “Repudio profundamente la violenta agresión que sufrió Corina De Bonis en Moreno. Mi solidaridad con ella, ya la estamos acompañando con la Dirección de Psicología Social y junto a los ministerios de Seguridad y Justicia estamos trabajando para encontrar a los responsables.” Cabe destacar que la “Dirección de Psicología Social” no existe.  “Decidimos hacerlo público porque entendemos que le da mayor protección a la comunidad educativa”, agregó.

La agresión contra De Bonis impactó mucho a toda la comunidad educativa de Moreno. En ese municipio, desde la muerte de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, vicedirectora y portero de la Escuela N° 49 de Moreno, se vive un estadio de movilización permanente. La comunidad educativa está organizada y realiza protestas todas las semanas, tanto en las propias escuelas como a través de marchas a las que se suman las familias de los alumnos, los vecinos y los trabajadores de otros sindicatos.

En la misma escuela en que trabaja De Bonis, el CEC 801 de Villa Anita, ya habían recibido amenazas y mensajes intimidatorios: aparecieron volantes, arrojados al piso y pegados en las paredes, que exigían “basta de ollas” y “vuelvan a trabajar”.

maestra moreno santa fe invencible

Más sobre DDHH

To Top